San Lucas / Capítulo 1
Leyendo el subtítulo La Biblia RVR1960
San Lucas / Capítulo 1
    • Profecía de Zacarías
    • 67 Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó, diciendo:
      68 Bendito el Señor Dios de Israel, Que ha visitado y redimido a su pueblo,
      69 Y nos levantó un poderoso Salvador En la casa de David su siervo,
      70 Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio;
      71 Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron;
      72 Para hacer misericordia con nuestros padres, Y acordarse de su santo pacto;
      73 Del juramento que hizo a Abraham nuestro padre, Que nos había de conceder
      74 Que, librados de nuestros enemigos, Sin temor le serviríamos
      75 En santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días.
      76 Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos;
      77 Para dar conocimiento de salvación a su pueblo, Para perdón de sus pecados,
      78 Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, Con que nos visitó desde lo alto la aurora,
      79 Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; Para encaminar nuestros pies por camino de paz.
      80 Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu; y estuvo en lugares desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.
    • Comparte este sitio
  • Profecía de Zacarías
  • 67 Y Zacarías su padre fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó, diciendo:
    68 Bendito el Señor Dios de Israel, Que ha visitado y redimido a su pueblo,
    69 Y nos levantó un poderoso Salvador En la casa de David su siervo,
    70 Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio;
    71 Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron;
    72 Para hacer misericordia con nuestros padres, Y acordarse de su santo pacto;
    73 Del juramento que hizo a Abraham nuestro padre, Que nos había de conceder
    74 Que, librados de nuestros enemigos, Sin temor le serviríamos
    75 En santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días.
    76 Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado; Porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos;
    77 Para dar conocimiento de salvación a su pueblo, Para perdón de sus pecados,
    78 Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, Con que nos visitó desde lo alto la aurora,
    79 Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; Para encaminar nuestros pies por camino de paz.
    80 Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu; y estuvo en lugares desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.
  • Comparte este sitio
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.