Diccionario
Diccionario
  • Día

    (A) Ordinariamente se llama día al período de tiempo que transcurre entre dos amaneceres. Pero los hebreos contaban de una tarde a la siguiente (Gn. 1; Lv. 23:32; Éx. 12:18; Josefo, Guerras 4:9, 12). 

    Génesis 1 

    La creación

    1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

    2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

    3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

    4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

    5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

    6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

    7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.

    8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

    9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.

    10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno.

    11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.

    12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.

    13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero.

    14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,

    15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

    16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.

    17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,

    18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

    19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

    20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.

    21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.

    22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.

    23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto.

    24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.

    25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

    26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

    27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

    28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

    29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

    30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

    31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

    Levítico 23:32 

    32 Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo.

    Éxodo 12:18

    18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde.

    Los hay que han pensado que esta costumbre quizá provenía de la división del año en meses lunares que empezaban con la aparición de la luna nueva. Consiguientemente, el día «civil» se designaba con la expresión «tarde y mañana» o «una noche y un día» (Dn. 8:14; 2 Co. 11:25). 

    Daniel 8:14 

    14 Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.

    2 Corintios 11:25

    25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;

    Pero, aunque la tarde fuera el inicio del nuevo día, con frecuencia era contada con el día que le precedía. Así, la tarde que empezaba el día 15º de Nisán es llamado «el día catorce... por la tarde» (Éx. 12:18; cp. 2 Cr. 35:1). 

    Éxodo 12:18

    18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde.

    2 Crónicas 35:1

    Josías celebra la pascua

    1 Josías celebró la pascua a Jehová en Jerusalén , y sacrificaron la pascua a los catorce días del mes primero.

    Los días de la semana estaban numerados (cp. Mt. 28:1; Hch. 20:7), pero carecían de nombres, a excepción del 7º, que era llamado sábado; la víspera del sábado recibía el nombre de «la preparación» (Mr. 15:42). 

    Mateo 28:1 

    La resurrección

    1 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

    Hechos 20:7

    Visita de despedida de Pablo en Troas

    7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.

    Marcos 15:42

    Jesús es sepultado

    42 Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo,

    (B) El período de tiempo desde el amanecer hasta la noche (Gn. 1:5; 8:22). 

    Génesis 1:5 

    5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

    Génesis 8:22

    22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.

    Se dividía en mañana, mediodía, y tarde (Sal. 55:17; cp. Dn. 6:10). 

    Salmos 55:17

    17 Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.

    Daniel 6:10

    10 Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.

    Para designar los momentos del día, se empleaban también las expresiones «amanecer, la calor del día, el fresco del día, puesta de sol», y otros términos similares. Después del Exilio, empezaron a usarse las horas y a dividir el día, desde la salida a la puesta del sol, en 12 horas (Mt. 20:1-12; Jn. 11:9); la 6ª hora se correspondía con el mediodía (Jn. 4:6; Hch. 10:9), y la 9ª hora era la de la oración ( Antigüedades 14:4, 3; Hch. 3:1). 

    Mateo 20:1-12 

    Los obreros de la viña

    1 Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña.

    2 Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña.

    3 Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados;

    4 y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron.

    5 Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo.

    6 Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados?

    7 Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. El les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo.

    8 Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros.

    9 Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario.

    10 Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario.

    11 Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia,

    12 diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día.

    Juan 11:9

    9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo;

    Juan 4:6 

    6 Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.

    Hechos 10:9

    9 Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta.

    Hechos 3:1

    Curación de un cojo

    1 Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.

    (C) Cualquier período en el que tenga lugar una acción o manera de ser (Zac. 12:3 ss.), p. ej.: «el día de conflicto» (Sal. 20:2), «el día de su furor» (Jb. 20:20), «el día de Jehová» (Is. 2:12; 13:6); en el NT, el «día del Señor» significa la segunda venida de Cristo (1 Co. 5:5; 1 Ts. 5:2; 2 P. 3:10). 

    Zacarías 12:3

    3 Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.

    Salmos 20:2

    2 Te envíe ayuda desde el santuario, Y desde Sion te sostenga.

    Job 20:20

    20 Por tanto, no tendrá sosiego en su vientre, Ni salvará nada de lo que codiciaba.

    Isaías 2:12 

    12 Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;

    Isaías 13:6

    6 Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

    1 Corintios 5:5 

    5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

    1 Tesalonicenses 5:2 

    2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;

    2 Pedro 3:10

    10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

    En el contexto apropiado significa un período indefinido, como Gn. 2:4; cp. Nm. 7:84, englobando «doce» días literales (Nm. 7:12-83; etc.). (Véase TIEMPO). 

    Génesis 2:4

    El hombre en el huerto del Edén

    4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos,

    Números 7:84

    84 Esta fue la ofrenda que los príncipes de Israel ofrecieron para la dedicación del altar, el día en que fue ungido: doce platos de plata, doce jarros de plata, doce cucharas de oro.

    Números 7:12-83

    12 Y el que ofreció su ofrenda el primer día fue Naasón hijo de Aminadab, de la tribu de Judá.

    13 Su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    14 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    15 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    16 un macho cabrío para expiación;

    17 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Naasón hijo de Aminadab.

    18 El segundo día ofreció Natanael hijo de Zuar, príncipe de Isacar.

    19 Ofreció como su ofrenda un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    20 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    21 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    22 un macho cabrío para expiación;

    23 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Natanael hijo de Zuar.

    24 El tercer día, Eliab hijo de Helón, príncipe de los hijos de Zabulón.

    25 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    26 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    27 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    28 un macho cabrío para expiación;

    29 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Eliab hijo de Helón.

    30 El cuarto día, Elisur hijo de Sedeur, príncipe de los hijos de Rubén.

    31 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    32 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    33 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    34 un macho cabrío para expiación;

    35 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Elisur hijo de Sedeur.

    36 El quinto día, Selumiel hijo de Zurisadai, príncipe de los hijos de Simeón.

    37 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    38 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    39 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    40 un macho cabrío para expiación;

    41 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Selumiel hijo de Zurisadai.

    42 El sexto día, Eliasaf hijo de Deuel, príncipe de los hijos de Gad.

    43 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    44 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    45 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    46 un macho cabrío para expiación;

    47 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Eliasaf hijo de Deuel.

    48 El séptimo día, el príncipe de los hijos de Efraín, Elisama hijo de Amiud.

    49 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    50 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    51 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    52 un macho cabrío para expiación;

    53 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Elisama hijo de Amiud.

    54 El octavo día, el príncipe de los hijos de Manasés, Gamaliel hijo de Pedasur.

    55 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    56 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    57 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    58 un macho cabrío para expiación;

    59 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Gamaliel hijo de Pedasur.

    60 El noveno día, el príncipe de los hijos de Benjamín, Abidán hijo de Gedeoni.

    61 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    62 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    63 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    64 un macho cabrío para expiación;

    65 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Abidán hijo de Gedeoni.

    66 El décimo día, el príncipe de los hijos de Dan, Ahiezer hijo de Amisadai.

    67 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    68 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    69 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    70 un macho cabrío para expiación;

    71 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Ahiezer hijo de Amisadai.

    72 El undécimo día, el príncipe de los hijos de Aser, Pagiel hijo de Ocrán.

    73 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    74 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    75 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    76 un macho cabrío para expiación;

    77 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Pagiel hijo de Ocrán.

    78 El duodécimo día, el príncipe de los hijos de Neftalí, Ahira hijo de Enán.

    79 Su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    80 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    81 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    82 un macho cabrío para expiación;

    83 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Ahira hijo de Enán.

    En relación con esto se puede también hacer una división de los tiempos de la siguiente manera: 

    (I) Los días de la Ley y de los Profetas, que se extienden desde la promulgación de la Ley hasta la venida del Mesías. «Al final de estos días (Dios) nos ha hablado en (Su) Hijo», como debería leerse He. 1:2; cp. margen Revisión 1977. 

    Hebreos 1:2

    2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

    Esto introdujo el Día del Mesías. Pero fue rechazado y Su reino aplazado. Entretanto 

    (II) se interpone el Día de la Gracia, durante el cual la iglesia está siendo llamada a Él. El Señor Jesús obró la redención, ascendió al cielo, y envió al Espíritu Santo. De este tiempo Él afirmó: «En aquel día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros» (Jn. 14:20; cp. también Jn. 16:23, 26). 

    Juan 14:20

    20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.

    Juan 16:23, 26

    23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.

    26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros,

    El actual periodo es designado como el «día del hombre» (1 Co. 4:3, literal, vertido como «tribunal humano»). 

    1 Corintios 4:3

    3 Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo.

    Éstos son también los «últimos días» en los que vendrían los burladores sarcásticos (2 P. 3:3; Jud. 18). 

    2 Pedro 3:3 

    3 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,

    Judas 1:18

    18 los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos.

    (III) El Día del Mesías, cuando vuelva en juicio y luego a reinar. «Se acerca el día» (Ro. 13:12; He. 10:25). 

    Romanos 13:12 

    12 La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.

    Hebreos 10:25

    25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

    Entre otros nombres recibe también el de «el día grande y terrible» (Mal. 4:5). 

    Malaquías 4:5

    5 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

    Los reyes de la tierra serán reunidos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso (Ap. 16:14). 

    Apocalipsis 16:14

    14 pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

    Es también llamado como «el día de Jesucristo» y «el día de Cristo» (Fil. 1:6, 10; 2:16; cp. 1 Co. 1:8; 2 Co. 1:14). (Véase DÍA DE JEHOVÁ).

    Filipenses 1:6, 10 

    6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

    10 para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo,

    Filipenses 2:16 

    16 asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.

    1 Corintios 1:8 

    8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.

    2 Corintios 1:14

    14 como también en parte habéis entendido que somos vuestra gloria, así como también vosotros la nuestra, para el día del Señor Jesús.

  • DICCIONARIO
Comparte este sitio
  • Día

    (A) Ordinariamente se llama día al período de tiempo que transcurre entre dos amaneceres. Pero los hebreos contaban de una tarde a la siguiente (Gn. 1; Lv. 23:32; Éx. 12:18; Josefo, Guerras 4:9, 12). 

    Génesis 1 

    La creación

    1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

    2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

    3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

    4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

    5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

    6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

    7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.

    8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

    9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.

    10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno.

    11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.

    12 Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.

    13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero.

    14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,

    15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

    16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.

    17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,

    18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

    19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

    20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.

    21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.

    22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.

    23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto.

    24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.

    25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

    26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

    27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

    28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

    29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

    30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

    31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

    Levítico 23:32 

    32 Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo.

    Éxodo 12:18

    18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde.

    Los hay que han pensado que esta costumbre quizá provenía de la división del año en meses lunares que empezaban con la aparición de la luna nueva. Consiguientemente, el día «civil» se designaba con la expresión «tarde y mañana» o «una noche y un día» (Dn. 8:14; 2 Co. 11:25). 

    Daniel 8:14 

    14 Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.

    2 Corintios 11:25

    25 Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar;

    Pero, aunque la tarde fuera el inicio del nuevo día, con frecuencia era contada con el día que le precedía. Así, la tarde que empezaba el día 15º de Nisán es llamado «el día catorce... por la tarde» (Éx. 12:18; cp. 2 Cr. 35:1). 

    Éxodo 12:18

    18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde.

    2 Crónicas 35:1

    Josías celebra la pascua

    1 Josías celebró la pascua a Jehová en Jerusalén , y sacrificaron la pascua a los catorce días del mes primero.

    Los días de la semana estaban numerados (cp. Mt. 28:1; Hch. 20:7), pero carecían de nombres, a excepción del 7º, que era llamado sábado; la víspera del sábado recibía el nombre de «la preparación» (Mr. 15:42). 

    Mateo 28:1 

    La resurrección

    1 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

    Hechos 20:7

    Visita de despedida de Pablo en Troas

    7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.

    Marcos 15:42

    Jesús es sepultado

    42 Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo,

    (B) El período de tiempo desde el amanecer hasta la noche (Gn. 1:5; 8:22). 

    Génesis 1:5 

    5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

    Génesis 8:22

    22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.

    Se dividía en mañana, mediodía, y tarde (Sal. 55:17; cp. Dn. 6:10). 

    Salmos 55:17

    17 Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, Y él oirá mi voz.

    Daniel 6:10

    10 Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.

    Para designar los momentos del día, se empleaban también las expresiones «amanecer, la calor del día, el fresco del día, puesta de sol», y otros términos similares. Después del Exilio, empezaron a usarse las horas y a dividir el día, desde la salida a la puesta del sol, en 12 horas (Mt. 20:1-12; Jn. 11:9); la 6ª hora se correspondía con el mediodía (Jn. 4:6; Hch. 10:9), y la 9ª hora era la de la oración ( Antigüedades 14:4, 3; Hch. 3:1). 

    Mateo 20:1-12 

    Los obreros de la viña

    1 Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña.

    2 Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña.

    3 Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados;

    4 y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron.

    5 Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo.

    6 Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados?

    7 Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. El les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo.

    8 Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros.

    9 Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario.

    10 Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario.

    11 Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia,

    12 diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día.

    Juan 11:9

    9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo;

    Juan 4:6 

    6 Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.

    Hechos 10:9

    9 Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta.

    Hechos 3:1

    Curación de un cojo

    1 Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.

    (C) Cualquier período en el que tenga lugar una acción o manera de ser (Zac. 12:3 ss.), p. ej.: «el día de conflicto» (Sal. 20:2), «el día de su furor» (Jb. 20:20), «el día de Jehová» (Is. 2:12; 13:6); en el NT, el «día del Señor» significa la segunda venida de Cristo (1 Co. 5:5; 1 Ts. 5:2; 2 P. 3:10). 

    Zacarías 12:3

    3 Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.

    Salmos 20:2

    2 Te envíe ayuda desde el santuario, Y desde Sion te sostenga.

    Job 20:20

    20 Por tanto, no tendrá sosiego en su vientre, Ni salvará nada de lo que codiciaba.

    Isaías 2:12 

    12 Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;

    Isaías 13:6

    6 Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.

    1 Corintios 5:5 

    5 el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

    1 Tesalonicenses 5:2 

    2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;

    2 Pedro 3:10

    10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

    En el contexto apropiado significa un período indefinido, como Gn. 2:4; cp. Nm. 7:84, englobando «doce» días literales (Nm. 7:12-83; etc.). (Véase TIEMPO). 

    Génesis 2:4

    El hombre en el huerto del Edén

    4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos,

    Números 7:84

    84 Esta fue la ofrenda que los príncipes de Israel ofrecieron para la dedicación del altar, el día en que fue ungido: doce platos de plata, doce jarros de plata, doce cucharas de oro.

    Números 7:12-83

    12 Y el que ofreció su ofrenda el primer día fue Naasón hijo de Aminadab, de la tribu de Judá.

    13 Su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    14 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    15 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    16 un macho cabrío para expiación;

    17 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Naasón hijo de Aminadab.

    18 El segundo día ofreció Natanael hijo de Zuar, príncipe de Isacar.

    19 Ofreció como su ofrenda un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    20 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    21 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    22 un macho cabrío para expiación;

    23 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Natanael hijo de Zuar.

    24 El tercer día, Eliab hijo de Helón, príncipe de los hijos de Zabulón.

    25 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    26 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    27 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    28 un macho cabrío para expiación;

    29 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Eliab hijo de Helón.

    30 El cuarto día, Elisur hijo de Sedeur, príncipe de los hijos de Rubén.

    31 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    32 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    33 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    34 un macho cabrío para expiación;

    35 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Elisur hijo de Sedeur.

    36 El quinto día, Selumiel hijo de Zurisadai, príncipe de los hijos de Simeón.

    37 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    38 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    39 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    40 un macho cabrío para expiación;

    41 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Selumiel hijo de Zurisadai.

    42 El sexto día, Eliasaf hijo de Deuel, príncipe de los hijos de Gad.

    43 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    44 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    45 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    46 un macho cabrío para expiación;

    47 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Eliasaf hijo de Deuel.

    48 El séptimo día, el príncipe de los hijos de Efraín, Elisama hijo de Amiud.

    49 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    50 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    51 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    52 un macho cabrío para expiación;

    53 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Elisama hijo de Amiud.

    54 El octavo día, el príncipe de los hijos de Manasés, Gamaliel hijo de Pedasur.

    55 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    56 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    57 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    58 un macho cabrío para expiación;

    59 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Gamaliel hijo de Pedasur.

    60 El noveno día, el príncipe de los hijos de Benjamín, Abidán hijo de Gedeoni.

    61 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    62 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    63 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    64 un macho cabrío para expiación;

    65 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Abidán hijo de Gedeoni.

    66 El décimo día, el príncipe de los hijos de Dan, Ahiezer hijo de Amisadai.

    67 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    68 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    69 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    70 un macho cabrío para expiación;

    71 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Ahiezer hijo de Amisadai.

    72 El undécimo día, el príncipe de los hijos de Aser, Pagiel hijo de Ocrán.

    73 Y su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    74 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    75 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    76 un macho cabrío para expiación;

    77 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Pagiel hijo de Ocrán.

    78 El duodécimo día, el príncipe de los hijos de Neftalí, Ahira hijo de Enán.

    79 Su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

    80 una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

    81 un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

    82 un macho cabrío para expiación;

    83 y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Ahira hijo de Enán.

    En relación con esto se puede también hacer una división de los tiempos de la siguiente manera: 

    (I) Los días de la Ley y de los Profetas, que se extienden desde la promulgación de la Ley hasta la venida del Mesías. «Al final de estos días (Dios) nos ha hablado en (Su) Hijo», como debería leerse He. 1:2; cp. margen Revisión 1977. 

    Hebreos 1:2

    2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

    Esto introdujo el Día del Mesías. Pero fue rechazado y Su reino aplazado. Entretanto 

    (II) se interpone el Día de la Gracia, durante el cual la iglesia está siendo llamada a Él. El Señor Jesús obró la redención, ascendió al cielo, y envió al Espíritu Santo. De este tiempo Él afirmó: «En aquel día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros» (Jn. 14:20; cp. también Jn. 16:23, 26). 

    Juan 14:20

    20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.

    Juan 16:23, 26

    23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.

    26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros,

    El actual periodo es designado como el «día del hombre» (1 Co. 4:3, literal, vertido como «tribunal humano»). 

    1 Corintios 4:3

    3 Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo.

    Éstos son también los «últimos días» en los que vendrían los burladores sarcásticos (2 P. 3:3; Jud. 18). 

    2 Pedro 3:3 

    3 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,

    Judas 1:18

    18 los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos.

    (III) El Día del Mesías, cuando vuelva en juicio y luego a reinar. «Se acerca el día» (Ro. 13:12; He. 10:25). 

    Romanos 13:12 

    12 La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.

    Hebreos 10:25

    25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

    Entre otros nombres recibe también el de «el día grande y terrible» (Mal. 4:5). 

    Malaquías 4:5

    5 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

    Los reyes de la tierra serán reunidos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso (Ap. 16:14). 

    Apocalipsis 16:14

    14 pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

    Es también llamado como «el día de Jesucristo» y «el día de Cristo» (Fil. 1:6, 10; 2:16; cp. 1 Co. 1:8; 2 Co. 1:14). (Véase DÍA DE JEHOVÁ).

    Filipenses 1:6, 10 

    6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

    10 para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo,

    Filipenses 2:16 

    16 asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado.

    1 Corintios 1:8 

    8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.

    2 Corintios 1:14

    14 como también en parte habéis entendido que somos vuestra gloria, así como también vosotros la nuestra, para el día del Señor Jesús.

Comparte este sitio
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.