Diccionario
Diccionario
  • Citas del AT en el NT
    Tienen gran importancia, al evidenciar irrefutablemente que Dios es el autor del conjunto. 

    No se trata meramente de que Moisés o David dijeran algo (aunque las citas son prueba de que Moisés fue el autor del Pentateuco) sino que son introducidas por tales palabras como «Dios mandó» (Mt. 15:4); «dice el Espíritu Santo» (He. 3:7); «David dijo por el Espíritu Santo» (Mr. 12:36); «habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías» (Hch. 28:25). 

    Mateo 15:4

    4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.

    Hebreos 3:7

    El reposo del pueblo de Dios

    7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,

    Marcos 12:36

    36 Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies.

    Hechos 28:25

    25 Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo:

    Y el todo recibe el nombre de «las Escrituras», que están todas inspiradas por Dios. Así, todo lo que está encabezado por «Escrito está» tiene la autoridad del mismo Dios. 

    Las citas de los profetas son introducidas de varias maneras: 

    (a) «Para («hina») que se cumpliese» (Mt. 1:22, etc.). 

    Mateo 1:22

    22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:

    El acontecimiento tiene lugar para que se cumpla aquella profecía. 

    (b) «Para («hopõs») que se cumpliese» (Mt. 2:23). 

    Mateo 2:23

    23 y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno.

    Tales acontecimientos caen dentro de la perspectiva de la profecía, y pueden también aplicarse en otras ocasiones. 

    (c) «Entonces («tote») se cumplió» (Mt. 2:17, etc.). 

    Mateo 2:17

    17 Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo:

    La profecía se aplicaba a este suceso, sin ser éste el propósito de la profecía. 

    (d) «Se cumplió» (Mr. 15:28). «Hoy se ha cumplido» (Lc. 4:21). 

    Marcos 15:28

    28 Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos.

    Lucas 4:21

    21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

    La profecía se cumplió ahí y entonces. Las citaciones ilustran también cómo las Escrituras, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, pueden ser aplicadas, como cuando el Señor citó Deuteronomio al rechazar las tentaciones de Satanás. 

    Ver también las diferentes aplicaciones de Hab. 2:5

    Habacuc 2:5

    5 Y también, el que es dado al vino es traicionero, hombre soberbio, que no permanecerá; ensanchó como el Seol su alma, y es como la muerte, que no se saciará; antes reunió para sí todas las gentes, y juntó para sí todos los pueblos.

    En Ro. 1:17, donde se trata de una cuestión de justicia, el énfasis es «’el justo’ por la fe vivirá». 

    Romanos 1:17

    17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

    En Gá. 3:11, está en contraste con la ley: «El justo ’por la fe’ vivirá.» Y en He. 10:38, está en contraste a retroceder: «El justo por la fe ’vivirá’». 

    Gálatas 3:11

    11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;

    Hebreos 10:38

    38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

    Las citas son de Moisés, de los Salmos, y de los profetas. 

    En aquellos días, los libros no estaban divididos en capítulos y versículos, como en la actualidad, lo que da cuenta de varias expresiones. 

    En Mr. 2:26, se da una cita de «(la sección) de Abiatar sumo sacerdote» (1 S. 21:1-6). En Lc. 20:37, «Moisés lo enseñó en (el pasaje de) la zarza» (Éx. 3). 

    Marcos 2:26

    26 cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban?

    1 Samuel 21:1-6

    David huye de Saúl

    1 Vino David a Nob, al sacerdote Ahimelec; y se sorprendió Ahimelec de su encuentro, y le dijo: ¿Cómo vienes tú solo, y nadie contigo?

    2 Y respondió David al sacerdote Ahimelec: El rey me encomendó un asunto, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar.

    3 Ahora, pues, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes, o lo que tengas.

    4 El sacerdote respondió a David y dijo: No tengo pan común a la mano, solamente tengo pan sagrado; pero lo daré si los criados se han guardado a lo menos de mujeres.

    5 Y David respondió al sacerdote, y le dijo: En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes eran santos, aunque el viaje es profano; ¿cuánto más no serán santos hoy sus vasos?

    6 Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de Jehová, para poner panes calientes el día que aquéllos fueron quitados.

    Lucas 20:37

    37 Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.

    Éxodo 3

    Llamamiento de Moisés

    1 Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios.

    2 Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía.

    3 Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.

    4 Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.

    5 Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.

    6 Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.

    7 Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,

    8 y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

    9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.

    10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

    11 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?

    12 Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.

    13 Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?

    14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

    15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.

    16 Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto;

    17 y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel.

    18 Y oirán tu voz; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios.

    19 Mas yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte.

    20 Pero yo extenderé mi mano, y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él, y entonces os dejará ir.

    21 Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías;

    22 sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huéspeda alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojaréis a Egipto.

    Ello puede también dar explicación de Mt. 27:9, 10, donde se dice que la cita es de Jeremías, siendo que antiguamente este profeta era el primero en el Libro de los Profetas, por lo que su nombre hubiera podido ser usado como encabezamiento del conjunto, como sucedía con los Salmos para su sección. 

    Mateo 27:9, 10

    9 Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según precio puesto por los hijos de Israel;

    10 y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor.

    La mayor parte de las citas son de la LXX, indudablemente debido a que era mejor conocida que el texto hebreo, de la misma forma que se cita en la actualidad la Reina-Valera de una manera constante, aun a pesar de que no es una traducción totalmente rigurosa. 

    Hay citas que no son literales ni del texto hebreo ni de la LXX, dándoles el Espíritu Santo, al usarlas, una plenitud y energía más allá de la revelación del AT.

  • DICCIONARIO
Comparte este sitio
  • Citas del AT en el NT
    Tienen gran importancia, al evidenciar irrefutablemente que Dios es el autor del conjunto. 

    No se trata meramente de que Moisés o David dijeran algo (aunque las citas son prueba de que Moisés fue el autor del Pentateuco) sino que son introducidas por tales palabras como «Dios mandó» (Mt. 15:4); «dice el Espíritu Santo» (He. 3:7); «David dijo por el Espíritu Santo» (Mr. 12:36); «habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías» (Hch. 28:25). 

    Mateo 15:4

    4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.

    Hebreos 3:7

    El reposo del pueblo de Dios

    7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,

    Marcos 12:36

    36 Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies.

    Hechos 28:25

    25 Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo:

    Y el todo recibe el nombre de «las Escrituras», que están todas inspiradas por Dios. Así, todo lo que está encabezado por «Escrito está» tiene la autoridad del mismo Dios. 

    Las citas de los profetas son introducidas de varias maneras: 

    (a) «Para («hina») que se cumpliese» (Mt. 1:22, etc.). 

    Mateo 1:22

    22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:

    El acontecimiento tiene lugar para que se cumpla aquella profecía. 

    (b) «Para («hopõs») que se cumpliese» (Mt. 2:23). 

    Mateo 2:23

    23 y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno.

    Tales acontecimientos caen dentro de la perspectiva de la profecía, y pueden también aplicarse en otras ocasiones. 

    (c) «Entonces («tote») se cumplió» (Mt. 2:17, etc.). 

    Mateo 2:17

    17 Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo:

    La profecía se aplicaba a este suceso, sin ser éste el propósito de la profecía. 

    (d) «Se cumplió» (Mr. 15:28). «Hoy se ha cumplido» (Lc. 4:21). 

    Marcos 15:28

    28 Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos.

    Lucas 4:21

    21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.

    La profecía se cumplió ahí y entonces. Las citaciones ilustran también cómo las Escrituras, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, pueden ser aplicadas, como cuando el Señor citó Deuteronomio al rechazar las tentaciones de Satanás. 

    Ver también las diferentes aplicaciones de Hab. 2:5

    Habacuc 2:5

    5 Y también, el que es dado al vino es traicionero, hombre soberbio, que no permanecerá; ensanchó como el Seol su alma, y es como la muerte, que no se saciará; antes reunió para sí todas las gentes, y juntó para sí todos los pueblos.

    En Ro. 1:17, donde se trata de una cuestión de justicia, el énfasis es «’el justo’ por la fe vivirá». 

    Romanos 1:17

    17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

    En Gá. 3:11, está en contraste con la ley: «El justo ’por la fe’ vivirá.» Y en He. 10:38, está en contraste a retroceder: «El justo por la fe ’vivirá’». 

    Gálatas 3:11

    11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;

    Hebreos 10:38

    38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

    Las citas son de Moisés, de los Salmos, y de los profetas. 

    En aquellos días, los libros no estaban divididos en capítulos y versículos, como en la actualidad, lo que da cuenta de varias expresiones. 

    En Mr. 2:26, se da una cita de «(la sección) de Abiatar sumo sacerdote» (1 S. 21:1-6). En Lc. 20:37, «Moisés lo enseñó en (el pasaje de) la zarza» (Éx. 3). 

    Marcos 2:26

    26 cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban?

    1 Samuel 21:1-6

    David huye de Saúl

    1 Vino David a Nob, al sacerdote Ahimelec; y se sorprendió Ahimelec de su encuentro, y le dijo: ¿Cómo vienes tú solo, y nadie contigo?

    2 Y respondió David al sacerdote Ahimelec: El rey me encomendó un asunto, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar.

    3 Ahora, pues, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes, o lo que tengas.

    4 El sacerdote respondió a David y dijo: No tengo pan común a la mano, solamente tengo pan sagrado; pero lo daré si los criados se han guardado a lo menos de mujeres.

    5 Y David respondió al sacerdote, y le dijo: En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes eran santos, aunque el viaje es profano; ¿cuánto más no serán santos hoy sus vasos?

    6 Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de Jehová, para poner panes calientes el día que aquéllos fueron quitados.

    Lucas 20:37

    37 Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.

    Éxodo 3

    Llamamiento de Moisés

    1 Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios.

    2 Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía.

    3 Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema.

    4 Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.

    5 Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.

    6 Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.

    7 Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,

    8 y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

    9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.

    10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

    11 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?

    12 Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.

    13 Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?

    14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

    15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.

    16 Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto;

    17 y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel.

    18 Y oirán tu voz; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios.

    19 Mas yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte.

    20 Pero yo extenderé mi mano, y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él, y entonces os dejará ir.

    21 Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías;

    22 sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huéspeda alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojaréis a Egipto.

    Ello puede también dar explicación de Mt. 27:9, 10, donde se dice que la cita es de Jeremías, siendo que antiguamente este profeta era el primero en el Libro de los Profetas, por lo que su nombre hubiera podido ser usado como encabezamiento del conjunto, como sucedía con los Salmos para su sección. 

    Mateo 27:9, 10

    9 Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según precio puesto por los hijos de Israel;

    10 y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor.

    La mayor parte de las citas son de la LXX, indudablemente debido a que era mejor conocida que el texto hebreo, de la misma forma que se cita en la actualidad la Reina-Valera de una manera constante, aun a pesar de que no es una traducción totalmente rigurosa. 

    Hay citas que no son literales ni del texto hebreo ni de la LXX, dándoles el Espíritu Santo, al usarlas, una plenitud y energía más allá de la revelación del AT.

Comparte este sitio
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información y limitar el uso de cookies en nuestra política de cookies.